lunes, 9 de junio de 2014

¿Por qué no vamos caminando?

¿Sueles ir caminando al trabajo? ¿Caminas en tu tiempo libre? En este post José Rafael Francés Mollá, estudiante de Ciencias del Deporte y colaborador de la Escuela de Pacientes, nos recuerda la importancia de caminar, así como sus beneficios físicos, sociales  y psicológicos. 

Hoy día Salud es una palabra que está muy de moda, y de la que todos hablan, opinan y dicen entender sobre ella. ¿Pero que es realmente? La OMS la define como “el completo bienestar físico, psíquico y psicológico, en ausencia de enfermedad” (OMS, 1948 citado en Delgado y Tercedor, 2002).

Pues bien, son muchas las actividades que podemos realizar para tener una salud óptima y entre ellas hay una tan sencilla como andar. Son muchos los autores que están de acuerdo que el caminar nos aporta una serie de beneficios tanto a nivel físico/fisiológico, psicológico/psíquqico y social (Bird and Reynolds, 2006).  Analizando estos tres conceptos y englobándolos en uno solo, se puede afirmar que son los pilares de los que se fundamenta el término salud.

Nuestros cuerpos, tras cuatro millones de años de desarrollo y superación se han puesto a punto para caminar. Hoy día no necesitamos caminar para sobrevivir como lo hacían en la prehistoria, pero nuestro cuerpo necesita seguir caminando para que funcione con regularidad y que no decaiga. Cabe destacar que en los últimos 50 años tras la proliferación de la tecnología y aparatos que facilitan el trabajo, se ha dejado atrás las tenencias creadas por nuestros ancestros, y las personas realizan menos actividad física en su vida diaria que en cualquier época anterior (Bird and Reynolds, 2006). 

Llegados a este punto uno puedo preguntarse ¿Por qué caminar? ¿Qué me aporta a mí el caminar?  Caminar es bueno porque como bien dicen Bird and Reynolds (2006) y Merino (2014), nos aporta una serie de beneficios para la salud los cuales se resumen a continuación:

Ø      Beneficios físicos y fisiológicos produciendo la mejora de:
·        La salud del corazón
·        La flexibilidad de los músculos
·        La estructura músculo esquelética
·        Dolor de espalda
·        La pérdida de peso
·        La recuperación de enfermedades, patologías y lesiones y a combatirlas como artritis, osteoporosis y diabetes entre otras
Ø      Beneficios a nivel emocional, psicológico y social, ayudando a:
·        Alejarse del estrés y de la ansiedad
·        Disminuir niveles de tensión e irritabilidad
·        Levantar el ánimo y mejora de la percepción personal
·        Mejorar las relaciones sociales (Andar en grupo es más divertido, seguro y motivante)
·        Mejorar el insomnio

Por tanto, caminar es una actividad que todo el mundo puede realizar, habiendo posibilidades para todos los gustos, desde un paseo por la calle hasta una ruta de senderismo de varios días por la montaña. Siendo las recomendaciones mínimas de 30 minutos diarios pudiendo dividirlos en períodos de 10 minutos.

Referencias bibliográficas
Bird, W., y Reynolds, V. (2006). Caminar para la salud: La guía completa paso a paso para ponerse en forma y sentirse bien. Barcelona: INDE publicaciones.
Delgado, M., y Tercedor, P. (2002). Estrategias de intervención en Educación para la salud desde la Educación física. Barcelona: INDE publicaiones.

Merino, A. (2014). El manual del buen excursionista. Madrid: La esfera de los Libros .L.

Por José Rafael Francés Mollá. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario